martes, 4 de noviembre de 2014

La Cronica Sajona: Versiones de la Boda Rota

La llaman la Reina Negra de Deira, dice que en la Boda Rota le arranco el corazón al novio y lo devoro, que aunque se inclina ante Woden, Morrigan y Cristo, solo adora el Poder

Versión, de +Alfredo Prieto Jimenez , jugador de Jorunn

Jorunn tenía toda la intención de casarse, pero poco a poco, fue cambiando de opinión. El enfado de Freya por exhibir la cabeza de Hengest, su desilusión por el desposamiento con alguien que no era su designado, el tema de los gusanos en el sacrificio, el que algunos de sus allegados no estaban de acuerdo...

La gota que desbordo la copa , fue la actuación de los escaldos. La canción de Wulfrig fue épica, pero entre la gente de Aelle no parecido gustar... y después el invitado que nos llegó, Starkad Melena de Cuervo, también sus versos me hicieron recapacitar ¿cómo podía casarme con el asesino de mi padre?

Mi padre, mi pueblo y mis ancestros se revolverían en sus tumbas, se sentirían vejados y aullarían de dolor. Con cada canción las dudas iban a más, y la ira aparecía para hacerse más fuerte. Una vez más, sintió que estaba siendo manipulada en beneficio de otros. Fue como si tuviera un velo en el rostro que me impedía ver la situación real. Siempre mirando por el pueblo, y recordando la de veces que nos habían traicionado, y cómo el pueblo había sufrido con cada traición, pagando un precio en honor y en sangre.

De pronto lo vio claro, Jorunn se habia hartado de ser un mero peón en un juego de reyes donde todos sacaban provecho a su costa y a la costa de su pueblo. Incontables eran las traiciones sufirdas. Cuando Aelle no la dejo consumar el matrimonio y trato de consumarlo delante de los invitados, perdio por complento los estribos.

Ahora, la princesa de dorada cabellera pide las cabezas de todos aquellos que la han traicionado a lo largo de los años. Y piensa exponerlas en la Thing como aviso a todo aquél que quiera venir a parlamentar con la Reina Jorunn y el pueblo Sajón.

La traición se paga... SIEMPRE. No importa lo poderoso ó seguro que te sientas, iré a por tu cabeza... y sabes que la tendré, así que mejor no lo hagas.



Version de +Aitor González Domingo , jugador de Wulfrig Finnson

Incluso el Gran Myrdinn lo consideraba uno de los grandes poetas de su tiempo. Hijo de Finn de Frisia, llego a cantar ante los reyes y señores mas grandes de su epoca, y aunque trato de ser un buen caudillo para su pueblo, la musica siempre fue su primer amor.

Wülfrig es un hombre honrado y preocupado por el bienestar de su pueblo. Si bien siempre ha
querido tener la fama como compañera, sus ideales han ido cambiando gracias a sus viajes con Jorunn y conforme iba ganando nuevas responsabilidades. Wülfrig ha dejado de ser un hombre entusiasta y ahora sabe que es lo realmente importante y sigue adorando la rima más que nada, pero sería capaz de sacrificar toda la fama y la gloria con tal de ver al pueblo frisio a salvo, aquello por lo que su padre siempre luchó, y por lo que pago con la vida.

Wülfrig vio una enorme oportunidad cuando conoció a Aelle y sus intenciones de casarse con Jorunn. Definitivamente, el rey le cayó bien. Era joven y apuesto y con las ideas muy claras. No pecaba de la tontuna propia de la inmadurez  y sabía lo que se hacía, por ello, le consideraba un partido excepcional para Jorunn, además, Woden parecía sonreír la unión.

El matrimonio de Aelle y Jorunn no sólo era una gran oportunidad para la reina, si no también una gran oportunidad para el pueblo sajón, que uniría fuerzas con Aelle para expulsar al maldito Vortigern y sus hijos que les traicionaron y les quitaron gran parte de las tierras por las que lucharon.

No se trataba solo de venganza, más bien, de una oportunidad de recuperar aquello que se había perdido y de encontrar una tierra de plenitud, donde la gente de Finn puediese disfrutar de buenas cosechas, pastos abundantes y otros muchos dones de los que sus tierras carecían.

No le  importaba pagar tributo a Jorunn si la producción de sus nuevos territorios podría das  a su pueblo una vida digna y  un futuro , pues Wúlfrig había aprendido que la vida es lo que realmente perdura a lo largo del tiempo, mientras que la música o el poder son frágiles y volubles.

Por estas razones escribió con todo su entusiasmo una canción para la boda que haría estremecer hasta a los propios dioses, era la única forma que conocía de poder fomentar el enlace entre Jorunn y Aelle. Por supuesto, era conocedor de que el padre de Aelle asesinó al de Jorunn, no obstante, Wülfrig esperaba que eso quedase en el pasado. No fue así, como se demostró más tarde...

Pero el escaldo consideraba al padre de Aelle el verdadero criminal y el joven rey no parecía tener nada que ver en la muerte del padre de su amiga y reina. Aelle era un hombre muy distinto a su padre. El escaldo deseaba más que nada, ver por fin feliz a su amiga tras la muerte de su padre y tantas batallas y hechos horribles que la habián acontecido en tan poco tiempo, así pues, esta era la base de su canción. El cariño que sentía hacia su reina, hacia su amiga que salvó una vez a su pueblo. Es por esta razón también, por la que Wülfrig puso todo su empeño en ayudar a celebrar la boda cuando todo parecía ir en contra, llegando a cantar a los dioses para disipar incluso el mal tiempo que amenazaba con retrasar el enlace.

No obstante, su amigo Marek parecía contrariado por la boda y estaba poniendo todo su empeño en tratar de que no se celebrará. La aparición de Starkad no ayudó nada, desde luego, es más, consiguió levantar ciertos celos por parte del escaldo el cual, posteriormente, pudo satisfacer al vencer a Cabellera de Cuervo en una batalla de rimas. No fue por otro motivo por el que accedió a este singular duelo que fue propuesto por Marek, seguramente con oscuras intenciones de hacer fracasar la boda.

No obstante, todo se descontroló. Wülfrig no reconoció a su amiga cuando rechazó a Aelle en plena ceremonia, no parecía ella. Rompiendo su promesa, toda estrategia política e, incluso, las razones sentimentales... Cuando Aelle no pudo traer mejor regalo Jorunn que la cabeza de su acérrimo enemigo, Hengist el juto. Pero fue el error de Jorunn quién, henchida de orgullo, trató de presidir la ceremonia nupcial con la cabeza de Hengist, algo que por supuesto contrario a Freya y que maldijo su enlace. No obstante, Wülfrig esperaba poder enmendar este error mediante sacrificios a la Diosa y pidiendo ayuda a otros Dioses y sacerdotes... Pero para Jorunn, pareció ser un hecho decisivo para decir el no, pero aún así, no era razón suficiente para rechazar de tal manera un enlace con alguien como Aelle, que no sólo era un gran rey, si no un gran hombre.

A punto estuvo Wülfrig de seguir a Kjallak y quedarse con Aelle cuando la boda llegó al desastre, no obstante, tal vez sea por el reciente resquemor que tiene hacia el hechicero el que le llevó a irse con Jorunn para tan sólo ver, otra muestra más del oscuro orgullo y el talente traiconero que se habia apoderado de  Jorunn aquella aciaga jornada, cuandio decidió llevar a batalla a cien de sus frisios al combate, sin consultar al escaldo. Estos se urienro a Starkad y cien hombres de Jorunn en una empresa que cualquiera consideraría suicida, pues iban a atacar el campamento de Aelle.

Para sorpresa de todos, Starkad no sólo salió victorioso, si no que masacró todo el campamento, matando incluso a mujeres y niños y colgando a 49 hombres de los árboles en ofrenda a Woden. Muy pocos hombres fueron los que regresaron de tan cruel batalla. Cuando Wülfrig habló con algunos de los hombres que sobrevivieron de los frisios, vio que tenían pesadillas y parecían muy escandalizados por lo que habían visto. Dudaban de que sus amigos fuesen al Valhalla... Tanto es así, que alguno incluso llegó a suicidarse por el impacto de las cosas horribles que le vio hacer a Starkar.

Estos hechos enfadaron aun más a Wülfrig, quién ahora se encuentra entre la espada y la pared. No se fía de su vieja amiga Jorunn, pero sus fuerzas tampoco son lo suficientemente grandes como para poder vivir enteramente por su cuenta... No obstante, el escaldo está ahora a la espera de poder tomar una decisión en la que pueda evadirse de la cruel Jorunn y en donde su pueblo pueda tener la vida digna que siempre ha deseado para ellos.