lunes, 31 de marzo de 2014

En busca de Horsa

Tras la conmoción creada por la traición de Hengest, Vortigern se reúne en secreto con Jorun. Le comunica que sera mejor que aproveche para salir de la ciudad junto a los suyos. También quiere que le lleve un mensaje a Horsa: Todo lo de Hengist puede ser suyo si es capaz de cogerlo.
Tras conseguir cuatro carros de vortigern para llevar a los débiles y heridos y todo lo necesario, los beornlingas abandonar Aelia Castra. Entre ellos esta Eadgifu, la hija de Hengist, o mejor, como los Matatrolls prefieren referirse a ella, la sobrina de Horsa.

Gracias a la habilidad de Wulfrig el lacustre, la comitiva de Jorun consigue evitar los conatos de emboscadas y llegar en semana y media a las afueras de Londinium. La cuarentena que pesaba sobre la ciudad se ha levantado. Las dos naves que dejaron atrás siguen enteras (ademas del Lagrimas de Freija, Wulfric también dejo aquí su navío, La Venganza de Finn,aunque algo despues). Rápidamente se embarcan y zarpan Tamesis abajo,  alerta, por que esperan encontrarse con las naves de Hengist.

Nota del Master: Aquí he utilizado mi viejo wargame Ancients II, junto con las reglas FATE para representar el combate. Las dos naves beorlingas son las verdes, y las jutas (de Hengist) de morado.
I. Los dos bandos se divisan

II. Las naves se acercan

III . El Lagrimas de Freija carga contra una nave juta
IV. La nave juta se hunde y la nave frisia de Wulfric huye


V. Y el Lagrimas de Freija le sigue sin que las dos naves
 jutas supervivientes puedan impedirlo

En efecto al doblar un recodo del rió, se encuentran con tres navíos prestos para la batalla, que se desenvuelve muy favorablemente para los beorlingas, gracias a la habilidad como estratega naval de... Oswulf el Berserk.  Gracias a su pericia naval, pueden empezar el viaje por mar abierto hacia Scandia con el buen augurio de haber echado a pique uno de los buques del maldito Hengist.

Oswulf es quien dirige la nave en un principio. Pero como ni un pedazo de hombre como el puede aguantar despierto todo el día y los Matatrolls deben hacer turnos para seguir navegando las 24 horas, así que debe turnarse con Jorun.

El viaje es duro por estos mares abiertos fríos e ignotos. Unas veces el viento y la maestría del navegante acompañan y se cubren distancias amplias. Otras el clima no acompaña o se yerra el rumbo, y se avanza poco.

Leviatan
No faltan tampoco los peligros. En una ocasión se debe capear un fuerte temporal, Donar lanza rayos y truenos y envía un vendaval, que los jugadores  hay un peligroso encuentro con la enorme bestia a la que unos llaman Kraken y otros Leviatan, de la que el Lagrimas por poco no escapa.

Una noche, del horizonte surge una inmensa montaña blanca. Se trata de un iceberg, que ha alcanzado latitudes tan meridionales a saber por que oscuro designio. Mientras lo rodean con cautela, evitando los fragmentos de hielo desgajados de la montaña de hielo,  mientras maniobran, de uno de los precipicios de hielo cae sobre la cubierta una masa de garras, colmillos y pelo blanco.

Con letal brutalidad, Rowenn, ansiosa de demostrar su valía tras su recuperación, acaba con la criatura. Ahora pueden examinarla con detenimiento y ven que se trata de una peculiar clase de oso. Sus orejas son muy pequeñas, su morro muy afilado y su pelo blanco como la nieve. Sera una magnifica y exótica alfombra.

Finalmente, dos semanas despues de haber zarpado. Con los dos buques atestados y oliendo como una cloaca, el vigia divisa las costas septentrionales de Jutlandia.

Nota del Master: para las reglas de navegación y los encuentros he utilizado las reglas que aparecen el Land of Giants el suplemento "vikingo" de Pendragon. Las reglas de navegación están bien pero los encuentros son bastante destroyer, asi que me plante tras dos para darle color. Bueno, la verdad es que tambien se cruzaron con un par de mercaderes, pero no estaban los PJ para abordajes gratuitos.